Mara - Niveladoras Láser

Blog

photo

Clientes Mara: Marco Omodei Zorini

Para este comentario hemos dado carta blanca a nuestro cliente que ha querido contarnos su experiencia de joven agricultor,¡buena lectura!

Esta es la granja Lobbietta, donde no vivo pero trabajo desde siempre…

Me presento, soy Marco Omodei Zorini, tengo 26 años, trabajo con mi padre en la empresa de familia, en Granozzo (NO).

Durante estos años cultivando sólo arroz, me he dado cuenta de la importancia de tener una cama de siembra perfectamente llana. Las ventajas de tener un terreno regular son distintas, la principal es que con pocos centímetros de agua la parcela está completamente sumergida, la segunda es que compactando el terreno bebe mucha menos agua durante la estación estival (limitando el ingreso de aguas frías en el arroz), y además, no teniendo zonas bajas, no se corre el riesgo que el alga o la espuma blanca cubra el arroz en las primeras semanas cuando tiene una altura de pocos centímetros, y al final, el arrozal se seca de manera regular en septiembre. Nosotros poseemos una niveladora Mara, modelo viejo, de 4,5 m., con 4 ruedas, arrastrada por un 140 CV.

Estas dos fotos se hicieron este invierno durante una nivelación, pues si, nuestra MARA en todos estos años ha tenido que hacer algún que otro trabajo duro, usada casi como una traílla, no ha dado nunca señales de desmoronamiento ni dado a ver puntos débiles, una untada por la mañana y ¡hala a trabajar!.

Encontrándonos siempre bien con MARA, nos gustaría en unos años comprar el nuevo modelo, a lo mejor de 5,5 metros y sobretodo con 6 ruedas, fundamentales para evitar la ondulación del trabajo en tramos más veloces. Nos gusta la estructura, simple, ligera y al mismo tiempo robusta, la inclinación de la cuchilla, que permite descargar tierra aún en condiciones desfavorables (nos ha sucedido acabar una nivelación practicamente en el barro).

Concluyo diciendo que, para mí, tener una cama de siembra perfectamente llana es seguramente el mejor inicio para esperar en una buena producción, incitándonos a apostar sobre nosotros mismos para hacer una cosecha mejor del año anterior.